Menu

Arturo Morales instalado en el salón de la fama

arturomoralessalonfamaSanto Domingo.- La Educación Física dominicana está de plácemes, llena de júbilo y siente mucho orgullo, por la instalación en el Pabellón de la Fama del Deporte nacional del profesor Arturo Morales, junto a otros seis connotados deportistas criollo.

Morales, quien ingresó al sistema educativo dominicano el primero de febrero de 1968, es oriundo de la ciudad de La Romana, en cuya sede, sus conciudadanos rinden honor a una persona que ha entregado alma, corazón y vida por la actividad deportiva en diferentes funciones.

Nació en esa progresista ciudad en los inicios de la dictadura trujillista, específicamente en 1936, hijo José Antonio Morales Mejía y de la señora Emilia del Carmen Espinal. Desde muy temprana edad se dedicó a la práctica del baloncesto y el voleibol, donde destacó en todas las categorías menores.

Luego, en los inicios de los años, -50 por medio del profesor Guillermo Díaz Liberato- se dedica a practicar del atletismo de forma muy activa, en cuya disciplina integró la selección nacional en 1954 en la modalidad de salto alto.

Ya -para 1966- formó parte de la selección nacional de voleibol masculino que participo en los X Juegos Centroamericanos y del Caribe celebrado en San Juan, Puerto Rico.

Morales un hombre de firmes iniciativas

Siempre se destacaba en todos los escenarios en donde interactuaba y en especial en el deporte, es muy difícil encontrar una asociación que no haya sido el de los primeros en el aspecto formador y directivo de la misma. Siempre tenía la intención de llevar a su Romana querida los diferentes deportes y no dejar ninguno fuera de su pueblo si en otros lugares se practicaban.

Educador y estudioso

Quería y soñaba con ser profesor de educación física y por casualidad de la vida en 1963 el profesor Juan Encarnación se trasladó a Santo Domingo y era normal para esa época, dejar una persona en sustitución o mientras se conseguía uno y lo que es para uno de uno será ya que de inmediato todos coincidieron en que Morales era el que podía llenar ese vacío dejado y lograr avances significativos para los alumnos, escuela y la comunidad.

Fue recibido como héroe en la escuela Mercedes Laura Aguiar y para poder aceptar ese puesto, tuvo que renunciar a la secretaria del Ayuntamiento del Municipio de Guaymate, donde ganaba casi el doble de lo que iba a recibir como profesor, pero ese era su sueño y lo estaba viviendo.

Se dedicó en cuerpo y alma a su nueva labor, y en poco tiempo se hablaba de sus trabajos y logros ya que sus horas libres la dedicaba a entrenar en la propia escuela, clubes y asociaciones.

Pero cosas de la vida, en 1966 fue cancelado por razones puramente política a pesar que sus superiores del área lo apoyaban por su trabajo ejemplar.

Pero Morales siguió trabajando con los jóvenes en las disciplinas de voleibol, baloncesto, atletismo y una de sus grandes pasiones que es el boxeo y comenzó a trabajar en colegios privados y en otros quehaceres en su comunidad.

Luego por su trabajo constante y siempre en ascenso, logro ser nombrado en 1968 como profesor de Educación Física en el “Peñón”, trasladado luego a la Laura Aguiar y después al liceo Arístides García.

En 1972 obtuvo su título de profesor de Educación Física pero honorifico, luego ingreso -con el tiempo- al Instituto Superior de Formación Docente Salome Ureña, en el 2002, donde se graduó en Estudios Superiores de Educación Física mención honorifica y en el 2006 logro la licenciatura con summa cum laude.

Ya en 1986 había sido nombrado como supervisor en las provincias de Higuey, El Seybo y La Romana. En 1993 fue designado como asesor de la regional 05 San Pedro de Macorís. En 2008 fue nombrado como subdirector encargado de la región Este.

Como profesor y entrenador ha sido exitoso formando atletas de alto rendimiento en varias áreas deportivas, como técnico ha ocupado varias posiciones en eventos internacionales así como juez en Juegos Olímpicos.

Hijo distinguido del Ayuntamiento del municipio de La Romana, miembro del “Comité Permanente del Pabellón de la Fama del Deporte Romanense”, ha recibido reconocimientos del “Comité Olímpico Dominicano, el Comité Olímpico Internacional, la Federación Internacional de Fútbol Asociado, como propulsor de esta disciplina; y la Federación Dominicana de Judo, entre muchos otros.

En la actualidad es director de la zona Este del Instituto Nacional de Educación Física y siempre ligado a las disciplinas de atletismo, boxeo, baloncesto, voleibol y fútbol.